miércoles, enero 30, 2008

En construcción

Siguiendo con el tema de las construcciones, me llamó la atención una familia de turistas que miraba encantada lo que va a ser una torre de departamentos frente a la playa, en Necochea.
Venían de una tarde playera, como se ve. El padre señalaba la pintura y le decía a su mujer: "Mirá qué lindos que van a quedar".
Este boom inmobiliario en Argentina se produce por varios motivos.
Uno es la desconfianza de los ciudadanos en las entidades financieras después de que éstas, en connivencia con el gobierno y las grandes empresas nacionales y transnacionales que operaban en el país en 2001, se quedaran con ingentes sumas de dinero de personas mediante una serie de medidas económicas que llevaron a que una gran proporción de la población argentina perdiera sus ahorros. Muchos quedaron en la ruina. Algunos murieron por no poder sacar el dinero para costear una intervención quirúrguica que les hubiera salvado la vida. Así, los que se quedaron con algo o los que ganaron dinero después de 2001, comenzaron a invertir en ladrillo, una inversión más confiable y, sobre todo, palpable.
La devaluación de la moneda argentina llevó a que tanto aquellos que aún tenían ahorros en dólares como muchos argentinos que viven en el extranjero -e incluso extranjeros a secas-, buscaran terrenos, departamentos o propiedades para comprar en el país.
La subida en los precios mundiales de cereales, en especial de la soja, llevaron a que los productores agrícolas ganen grandes sumas de dinero que fueron destinadas a la construcción. Y las empresas constructoras y las inmobiliarias aprovechan el filón.
De esta manera, la industria de la construcción se convierte en un motor más de la reactivación de la economía argentina, como en su momento lo fue de España.
En tanto generadora de empleo y motor económico, la industria de la construcción me parece muy bien. E indudablemente me parece mucho mejor que se invierta dinero en propiedades antes de que en las ruletas financieras y en la especulación bursátil.
Esperemos que la norma de la nueva ola de construcciones sea el respeto a la legalidad y al sentido común, y que los atropellos al paisaje, al medio ambiente y al mercado, sean la excepción. O sea, al revés de lo que sucedió en España.
¿Hay más motivos para ser optimistas al respecto que los que hay para ser pesimista?

8 comentarios:

Kim Basinger dijo...

El mejor motivo para ser optimisma es luchar, porque uno se siente vivo y con la posibilidad de que se unan eslabones a la cadena.
Lo que pasó en Argentina, es tremendo, y ahora se pueden eriquecer, los que siguen siendo ricos, o los que tienen alguna platita fuera del pais.
¿Además que se gana siendo pesimista?

Yaiza Santos dijo...

"Un pesimista es un optimista bien informado". Me encanta el dicho.

Enredada dijo...

Hola Feli,
Soy Roxana, y pasaba a dejarte saludos!
Ahhh acabo de leer a Lucianito!!! lo voy a ahorcar!!! jejeje
Besos

Gustavo Tisera dijo...

Soy un falluto! Aún no cumplí con lo del meme. Me pongo en campaña, tengo miedo de morirme antes de poder escribir los ocho deseos (me conformo con escribirlos al menos) Muy bueno tu blog, ya lo puse en los links del mío. Saludos!

mi despertar dijo...

me ha gustado tu blog, no se porque me ha llenado de recuerdos
Abrazos

Angelus dijo...

Usted consigue lo imposible, que hasta Carrasquilla se personalice!! Vos sos grande! No me respondes a los e-mails, es que ya no m quieres?
Prometo hacer lo del meme antes de irme de Madrid.
Un besototote

Feliciano Tisera dijo...

-Gustavo, gracias por agregarme en tu lista de favoritos: yo lo haré lo mismo con tu blog en un par de días.
-Bari: En un par de días me pongo de nuevo a actualizar. ¡Tengo derecho a tener unas vacaciones del internés!
-"Mi despertar": ¿qué recuerdos te trae mi blog?
-Angelus: ¿Dónde se ha personalizado Carrasquilla?
-Roxana: Saludos a vos... y al resto de los lectores de La Posta...

Angelus dijo...

Señor Tisera:
Se me fue el avión, ya no se ni lo q escribo . El viernes estuvimos il dottore Bellis e io a a Lavapiés debatiendo sobre la vida, la muerte y los alquileres en Madrid y lo extrañamos mucho. Cuándo vuelves? Será q vienes a Canarias a verme?
Qué jodida está la vida... y yo con estos pelos.
Un besototote