viernes, abril 24, 2009

Los verdaderos protagonistas

Mi nombre es nadie. El viaje más antiguo del mundo es el título de un libro con cuatro CDs de audio, con treinta reportajes radiales dedicados a esas personas que arriesgan su vida lanzándose en precarias embarcaciones, desde diversos países africanos, para llegar a España, donde consideran que tendrán más posibilidades de lograr una meta sumamente ambiciosa: cumplir sus sueños. Más ambicioso es, de todos modos, el hecho de lanzarse a tal viaje arriesgando seriamente su vida.
Una gran obra periodística que, como los mismos autores explican, incluye una introducción para explicar quiénes son los africanos, qué es África, por qué se van, cómo llegan, describe los lugares por lo que pasando en su viaje, los último puntos de partida hacia Europa, el papel de la familia, las asociaciones que intentan que se respeten sus derechos, la especial situación de las mujeres y los menores, las mafias, la actuación de los gobiernos y las autoridades, los regresos y las repatriaciones, la vida de los que llegan, y por supuesto, historias individuales.
Sus testimonios, un rosario de engaños, estafas, violencia y atropellos por parte de los patrones de los barcos y de las autoridades de los diferentes países - en el caso de las mujeres se añaden los abusos sexuales -, permite ponerles una identidad y conocer a fondo un fenómeno del que permanentemente recibimos noticias superficiales, cuyos protagonistas vemos a diario en las calles - aquellos que lograron llegar, que no cumplen sus sueños, pero que no quieren volver a su país - pero del cual sabemos muy poco. Casi nada.
Las fotografías son de Juan Medina, argentino universal, compatriota y compañero, posiblemente quien mejor ha retratado el drama de quienes llegan a España procedentes de países africanos en una odisea en la que se juegan la vida. Y de quienes no llegan pero sí el que fuera su cuerpo, aunque sea para que sea retratada la brutalidad de este asunto.
En una ocasión, Juan me decía, hablando de un premio ganado por un colega de quien yo destaqué cierta valentía para meterse en sitios poco recomendables en busca de las mejores imágenes: "Pero eso no importa".
- ¿Y qué importa?
- Los que salen en las fotos.
Comparto absolutamente ese punto de vista. El periodista no importa. Importan los que salen en las fotos. Desprecio a aquellos colegas que se creen más importantes que los protagonistas de sus historias.
El elogio de esta obra no debe hacernos perder el norte: lo que importan son los verdaderos protagonistas. Aunque los autores de este libro se llamen Carla Fibla y Nicolás Castellano. El cometido de estas producciones periodísticas no es el éxito de sus autores, sino algo mucho más simple e importante: dar voz y poner nombre, dar una identidad, a los protagonistas de sus historias.

4 comentarios:

Kim Basinguer dijo...

Estoy de acuerdo contigo, lo mas importante son ellos...aunque mucha veces los dejemos morir.

Anónimo dijo...

Me parece que proyectos así deberían difundirse por todas partes, colegios, universidades, empresas, etc., para que la sociedad se entere, de una vez por todas, de la realidad de un fenómeno que, o mucho cambian las cosas o me temo, nunca dejará de existir. En las noticias tan sólo hablan del número de pateras interceptadas, de un rescate en alta mar, de lo desbordados que están los centros de inmigrantes, de cuantos aviones se han fletado para la repatriación de estas personas, etc. ¿Y qué pasa con el resto? Su realidad, el motivo que les impulsa a dejarlo todo y embarcarse en un viaje tan peligroso…Detrás de cada persona que muestran los noticieros, que pasea por nuestras calles, que se quedó a mitad de camino y nunca logró llegar a nuestro país, o que cuando lo hizo le enviaron de nuevo a ninguna parte……hay una historia, y eso es lo que en realidad debería mostrarse, para que seamos más solidarios y sepamos de lo que estamos hablando antes de juzgar a nadie.
En fin….
¡¡Gracias por hacer referencia a este libro!!
Meri

gris16 dijo...

Felicitaciones por tu pagina!!

http://laoviah16.blogspot.com

Yaiza Santos dijo...

me recordaste un libro que leí hace muchos años, El héroe inexistente, de Ramón Lobo, que opina lo mismo que Juan Medina.

(Yo también concuerdo)

Besos